Durante 10 días hemos disfrutado de la isla de Sao Miguel, en Las Azores. Con una temperatura que oscila entre los 20 y 25 grados (en esta época del año) ha sido como disfrutar de una primavera, en la que todo sienta bien.

Suficiente sol para la playa y suficiente fresco para realizar caminatas por los diferentes parajes naturales de la isla.

Hemos volado con Tap Portugal y Air Azores, la ida vía Lisboa (con pérdida de vuelo de enlace incluido, aunque lo pudimos solucionar llegando unas horas más tarde a destino) y la vuelta con Azores Airlines directo a Barcelona.

Nos hemos alojado en una casita con piscina alquilada a través de Airbnb, cerca de Ponta Delgada.

Sao Miguel no es muy grande y la infraestructura de carreteras es fantástica, lo que permite desplazarse de un rincón al otro de manera eficiente.

Los rincones que hemos visitado han sido:

  • Lagoa do Fogo (se baja caminando al lago, a tener en cuenta que luego tendremos que subir toda la pendiente)
  • Sete Cidades (impresionante, la vista icónica de Las Azores)
  • Lagoa da Furnas (lo hemos recorrido circularmente, son unos 7 Km de paseo en plano y muy cómodo, además están las caldeiras y fumarolas)
  • Salto do Cabrito
  • Salto do Farinha
  • Ribeira dos Caldeiroes (con una cascada muy fotogénica)
  • Terra Nostra Gardens (jardín botánico y piscina a 36 grados)
  • Poça da Dona Beija (termas a 39 grados con un poco más de gente, pero bien cuidado)
  • Mosteiros (piscinas naturales)
  • Caloura (un rincón único con una piscina natural y un buen restaurante para comer pescado fresco)

Y decenas de paradas en los miradores que encontramos señalizados en todo el recorrido.

Las playas son de arena negra y cuentan con banderas de información y un equipo de socorristas muy atentos. Cuidado que el Atlántico no es el Mediterráneo, hay corrientes, olas, mareas y todo puede cambiar muy rápido.

Nos ha gustado la Playa de Santa Bárbara en el norte y la Playa do Populo en el Sur.

Otro tema que ha contribuido a que nuestros días en las Azores hayan sido cómodos y tranquilos es la cantidad y tipo de turistas, en un punto justo, de momento.

Con la empresa Picos de Aventura (se encuentra en el puerto de Ponta Delgada) salimos durante tres horas para observar delfines. Pudimos ver varias especies pero no ballenas (depende de la época del año). La salida se puede hacer en zodiac o en una embarcación de mayores dimensiones más adecuada si se va con niños.

Nuestro viaje a sido tranquilo pero activo, hemos disfrutado de buena comida, buena temperatura, paseos rodeados de una naturaleza muy característica, aguas termales y bonitas playas, no se puede pedir más.

A continuación una selección de imágenes y el vídeo:

 

 

Pin It on Pinterest