Con el propósito de explorar las playas de Costa Rica estoy dedicando 12 días a fotografiarlas, las más conocidas y también las más ocultas y de difícil acceso. Con tantos sitios bonitos, probablemente nos dejemos por el camino alguna playa que merece mención, pero dicen que siempre hay que dejar algo pendiente como excusa para poder volver, así que no importa.

He empezado por el Noroeste, en Guanacaste. Me ha sorprendido que desde Las Cañas la carretera panamericana tiene 4 carriles, lo que agiliza significativamente el recorrido desde San José. El desarrollo que está viviendo Costa Rica es notorio, más teniendo en cuenta que desde mi última visita han pasado 10 años!

Empezamos por la Playa de Panamá, Playa Hermosa, Playa del Coco y Playa Ocotal. Pasando la primera noche en el precio Hotel Bosque del Mar, en Playa Hermosa.

Seguimos hacia Playa Matapalo y Zapotal… Zapotal! que playa más bonita y aislada. El camino para llegar a Zapotal es una ruta de 4×4, por lo tanto será necesario disponer de un vehículo 4×4 y ciertas habilidades al volante, pero merece la pena porqué descubriréis una playa virgen, sin gente y con un paisaje que se os quedará gravado en la retina, una preciosidad!

Dirección sur nos encontramos Playa Potrero, Playa Flamingo con su arena “rosada” y Playa Conchal formada por una arena de conchas trituradas. Conchal es una playa popular, un sendero la recorre y puede llegar a estar abarrotado de coches, pero merece la pena buscar un lugar y disfrutar de una playa llena de vida.

Y un poco más al sur llegamos a Tamarindo, que nos recibe con una puesta de sol maravillosa. Me alojo en el Hotel Tamarindo Diria que tiene acceso directo a la playa y se encuentra en la calle principal. Tamarindo está lleno de escuelas de surf con un ambiente muy joven, incluso tiene una tienda oficial de QucikSilver! La playa es muy extensa y colinda con el parque nacional marino de las Baulas.

Esta primera parte del viaje termina en Playa Junquillal, pasando por Playa Avellana (no olvidéis buscar a Lola, una cerdita “enorme” que muy probablemente encontréis descansando en la arena), las olas aquí son muy buenas y encontramos decenas de surfers, es curioso comprobar la cantidad de niños que se defienden con estilo entre las olas. Playa Negra, Playa Blanca y Playa Callejones son muy bonitas y solitarias, el acceso por pista no tiene mucha complicación.

Aquí tenéis una selección de fotos, cada una de ellas con el nombre del lugar:

 

Descarga LABISHI, la app gratuita para descurbir las playas del mundo!

Pin It on Pinterest