80-10-10 es una proporción aproximada que he escuchado varias veces y que yo mismo me aplico, no os toméis estas cifras cómo una muestra estadística ni nada exacto,  son números aproximados que quieren manifestar que detrás de la figura romántica del fotógrafo hay, en muchas ocasiones, un freelance buscando oportunidades y vendiéndose constantemente.

La proporción sería:

El 80% del tiempo se invierte en temas comerciales, realizar contactos con clientes, empresas, mantener nuestra infraestructura online (blog, porfolio, redes sociales…), diseño de newsletter, de tarjetas de visita, concretar entrevistas, pensar proyectos…

Un 10% para realizar las fotos y el 10% final lo podéis repartir a vuestro gusto.