Seleccionar página

Si os esperáis que esto sea un viaje en plan mochilero, ya os digo que no lo es!

Esta vez viajamos en familia y las protagonistas son Berta y Ona de 6 y 3 años respectivamente. Berta es celíaca y debe comer “sin gluten”, esto añade “estrés” a un viaje de estas dimensiones.

Cuando sales de tu zona de confort el “sin gluten” se hace más complicado. Es necesario tiempo y dedicación para entender los alimentos esenciales y condimentos de la cocida Tailandesa. Aunque dominéis el inglés es habitual que tampoco te acaben de entender bien, y si añadimos las ganas de complacer al cliente de los Tailandeses, puede llevar a malos entendidos.

Nuestro plan para gestionar el “sin gluten” es el siguiente:

  1. Para empezar, durante estos 2 días en Bangkok hemos alquilado una habitación de hotel con cocina, esto es esencial los primeros días para estar completamente tranquilos. En la maleta hemos transportado artículos esenciales sin gluten. La siguiente parte del viaje, en Mae Sot estamos en una casa, así que aquí también solucionado, en la tercera parte del viaje…ya os contaré.
  2. No está de más llevar impresa esta carta escrita en inglés y tailandés donde explica que eres celíaco y que no puedes ingerir. Además nos ha sido muy útil añadir algunas frases adecuadas a esta cultura culinaria en concreto. En el caso de Tailandia el imprescindible es “no quiero salsa de soja”. La clave aquí, simplificar al máximo, las frases cortas y concisas son más efectivas, comprobado!
  3. Apuntarse a un curso de cocina, los hay y nosotros ahora que estamos en Mae Sot dedicaremos un tiempo a aprender más sobre la cocina Tailandesa.
  4. Siempre transportamos los artículos sin gluten esenciales que os he comentado en el primer punto. Pan, galletas, pasta sin, harina sin, Maizena, Nutella, etc.

Cuando escribo este post llevamos 5 días y lo vamos logrando.

Bangkok para niños:

Aunque no hemos tomado estos casi 3 días en Bangkok com mucha tranquilidad, a las niñas les ha encantado:

  1. Siam Ocean World: un macro complejo dentro del propio centro comercial Siam Paragon (centro comercial con marcas de lujo). Un espacio dedicado al mundo submarino con acuarios enormes, tiburones, pulpos, peces tropicales, pantallas interactivas y la posibilidad de “navegar” en un pequeño bote con fondo de cristal por unas de los mayores acuarios del mundo. La entrada nos costó 100€ (los 4) pero merece la pena.
  2. Un paseo por la zona de los centros comerciales: Siam, Siam Paragon e incluso nos acercamos al MBK, el lugar ideal si buscáis un móvil o cualquier elemento electrónico.
  3. El SkyTrain (metro elevado) permite desplazarse muy cómodamente, aunque a veces van a tope y estás muy apretado. Nuestro estación base ha sido “Nana” desde ahí tan solo 3 paradas nos separan de “Siam”.
  4. En el Bangkok antiguo nos hemos decidido por visitar el Buda gigante estirado en el Wat Pho, aunque hacía muchísimo calor las niñas se lo han pasado bien. El desplazamiento de ida en taxi y para la vuelta en tuk-tuk, muy divertido!

A continuación comparto algunas imágenes de estos 2 días en Bangkok:

 

Y el vídeo de nuestra aventura en Tuk Tuk: