Seleccionar página

El proceso de aprender fotografía es un camino largo y por etapas.

Tener un lápiz y un papel no te convierte en poeta.

Formarse para aprender Fotografía:

Dominar los fundamentos esenciales y entender cómo va tu cámara es el primer paso. Deberás continuar fomándote en temas de composición, entender la luz (la materia prima de la fotografía, el momento, estudiar cómo vemos los humanos. Formarte en  narrativa visual, el revelado del raw, la percepción, la visión selectiva y con el tiempo, podrás ir desarrollando tu propia visión, tu estilo, tu manera de contar las cosas y de relacionarte con la fotografía.

Aunque suele ser el primer paso, no te conformes con lo de “quiero una cámara para hacer fotos”. Lánzate a aprender fotografía, primero lo esencial pero no te detengas. Dominar la cámara no te convierte en fotógrafo, de la misma manera que saber escribir correctamente no te convierte en autor de un libro.

Persistir:

Si persistes, la cámara no sólo será un objetivo tecnológico sino que se convertirá en un pasaporte al conocimiento. Conocerás personas y verás lugares que si no fuera por las ganas de fotografiarlos no descubrirías. La mejor cámara eres tú, pero no lo eres de un día por el otro. Constancia, pequeñas mejoras constantes sin olvidar que no hay una meta, no hay un día que ya sabes, simplemente disfruta del camino.

Las fases:

En el aprendizaje fotográfico es habitual pasar por distintas fases. Recuerdo cuando estaba obstinado por el equipo y entraba en estos bucles de:  ¿mejor un 24-70 o un 35 fiijo? pensaba que necesitaba el mejor equipo para hacer mejores fotos, pero olvidaba otros aspectos importantes, no pasa nada, es parte del proceso. Luego aprendí composición y me pareció una maravilla pero con el tiempo le das vueltas y experimentas, primero te agarras a todas las normas y luego las vas soltando y vas por tu camino, si llegas aquí, es un momento muy satisfactorio, te aporta tranquilidad y libertad de expresión.

Empecé a trastear mi primera cámara a los 8 años y desde entonces no he debajo de aprender. No tengo la percepción de un final del camino, al contrario, me gusta simplemente recorrerlo y no espero llegar a ningún lugar en concreto, sería un y ¿ahora qué?

De forma progresiva he descubierto que mi relación con la fotografía es algo íntimo, más allá de los píxeles, de las cámaras e incluso de mis viajes, es mi forma de expresarme y decir: estoy aquí, formo parte de este mundo y me siento vivo.

Si quieres empezar en naturpixel tenemos una gran oferta de cursos de fotografía online a tu disposición.