Seleccionar página

Estar al día tecnológicamente y desde un punto de vista profesional es un tema importante. Es cierto que en el mundo de la fotografía, estamos un poco escarmentados, de ver modelo tras modelo como las innovaciones tecnológicas y mejoras se implementan en cuenta gotas. En cambio, en el mundo de los drones, de la fotografía y filmación aérea, los cambios se suceden a una velocidad superior (tampoco es para tirar cohetes).

Hace 5 años vi en youtube un vídeo donde un fotógrafo utilizaba un DJI Phantom (el primero) y al instante llamé a mi socio y le dije, tenemos que tener esa cámara voladora, percibí un mar de posibilidades, de nuevos encuadres y perspectivas, la posibilidad de llegar a zonas impensables y simplemente con un artefacto que cabe en una mochila, que más se podía pedir!

Del Phantom 1, pasé al Phantom 2 (he volado toda la Costa Brava, en Andalucia, el Pirineo, Holanda, Francia, Polonia, Noruega y Mauritánia) y ahora el Phantom 4. Las primeras pruebas con este nuevo modelo han sido muy satisfactorias, ofrece más prestaciones, comodidad de uso y seguridad.

A nivel de cámaras he sido usuario de Canon toda mi vida, pero fue probar la Fuji X-Pro2 (sin tener en mente hacer ningún cambio) y saltó la chispa. Me apetecía un cambio, algo más discreto pero con buenas prestaciones y la X-Pro2 me ha parecido una cámara potente, rápida y precisa, una herramienta en la que puedo confiar, además Fuji, en tan sólo 5 años, ha creado una infraestructura de cámaras y objetivos (la serie X) que gozan de una relación calidad-precio insuperable.

Cambiar desde una posición de comodidad no siempre es fácil, pero estoy más que satisfecho de toda esta actualización tecnológica, que evidentemente tienes sus costes y que debe amortizarse, así que en esto estamos.

A continuación un vídeo en el que trato este mismo tema: