La semana pasada os hablaba sobre el proyecto de fotografía en Mauritania, ya de vuelta y con el trabajo realizado (bufff!) os quiero contar más de esta experiencia enriquecedora y complicada a la vez.

El trabajo consistía en realizar una filmación aérea y fotografías de las instalaciones de una explotación de mineral de hierro en Zouerat, población situada a 700 km de todo, sin una carretera que ofrezca comunicación con alguna otra ciudad, pero con aeropuerto “internacional” (lo pongo entre comillas, en el vídeo ya veréis como se recogen las maletas).

Zouerat se está desarrollando mínimamente gracias a la presencia de empresas internacionales que explotan el preciado mineral de hierro. Uno de los trenes más largos del mundo comunica la zona de extracción con Nuadibú y de allí en barco se envía el mineral de hierro a todo el mundo.

La primera complicación de este viaje ha sido viajar de Barcelona a Casablanca y después hasta Zouerat con un drone en la mochila. Un drone con su control remoto, baterías y hélices resulta un objeto extraño y sospechoso para quien no sepa lo que es, pero nada, tenía que intentarlo y llegar a Zouerat con todo el equipo para poder trabajar.

El primer contratiempo fue una enorme tormenta de arena que no nos permitió aterrizar en Zouerat y que nos obligó a dirigimos hacia Nuakchot, la capital de Mauritania, allí pasamos la noche. Al día siguiente volvimos a embarcar, eso sí, antes tuve que pasar dos estrictos controles a través del escáner de maletas, por suerte mi maleta con el Drone no despertó ningún interés, como tampoco lo había despertado ni en Barcelona ni Casablanca, Marruecos (tampoco en Polonia hace unos meses). Así que ya con retraso, el sábado por la mañana salimos dirección Zouerat parando antes en Nuadibú (buff, esto es África), con lo que tardé unas 30 horas desde Barcelona a Zouerat.

A la llegada a Zouerat ningún control! así que a toda velocidad me acompañaron hacia las instalaciones para empezar el trabajo.

_5D_5373

Foto realizada con la Canon 5D MK III

La explotación minera genera una atmósfera de polvo metálico, que se convierte en el enemigo número uno de cualquier elemento electrónico. La Canon 5D MK III ha resistido a la perfección y el Drone DJI Phantom 2 también, aunque deberíais ver como quedaba la toalla húmeda que utilizaba para limpiarlos y quitar el polvo negro cada dos por tres. Disponer de una cámara sellada ha sido indispensable, no me imagino realizar este trabajo con una cámara sin un sellado de calidad, al polvo de hierro le encanta la estática…el sensor…

Por otro lado la GoPro Hero 3+ ha fallado repetidas veces, quedándose en la primera pantalla sin llegar a inicializarse, varios “hard reset” y mi mal humor consiguieron que acabara funcionando lo suficiente para terminar el trabajo con éxito, se ve que a la GoPro la nieve, el skate y el surf le van, pero el desierto no demasiado!

Las gafas FPV FatShark han funcionado a la perfección y han sido un complemento indispensable para este trabajo, el propio drone se ha mostrado muy efectivo en condiciones de vuelo complicadas.

Por otro lado decir que no hay ningún problema en transportar un drone en el equipaje de mano o facturado, el tema importante son las baterías, hay una normativa acerca de qué baterías están permitidas y cómo hay que transportarlas, os dejo este enlace al artículo que publicamos en Naturpixel sobre el tema. Para ser más específico os diré que los (100Wh) representan un umbral a tener en cuenta, las baterías del DJI Phantom 2 especifican 55 Wh y las del nuevo DJI Inspire 1  99 Wh (curiosamente no pasan los 100 ;) sea como sea es importante informarse del tema.

IMG_7600

Panorámica realizada con iPhone 6 Plus, sin editar.

IMG_7579

Panorámica realizada con el iPhone 6 Plus, sin editar.

Con el trabajo realizado y las copias se seguridad terminadas me dispuse a celebrarlo con una cerveza, sin antes pensar que en la república Islámica de Mauritania el alcohol está terminantemente prohibido!

Como anécdota contaros que a la salida de Zouerat sí me hicieron abrir la maleta para un control visual (el scanner no les funciona!) curiosamente no vio el drone!, aún no sé como pudo meter las manos en mi maleta y no tocar el objeto que ocupaba el 80% del espacio!!! sólo se percató del mando de control remoto y cuando pensaba que ya la habíamos liado desde atrás se escucha “Play…playstation” el supervisor pensó que era un mando de consola, con lo que lo dejó en su sitio y pasé el control jajajaja!

No os puedo mostrar más imágenes ni la filmación aérea porqué son de uso interno de mi cliente. En Instagram he ido compartiendo algunas tomas realizadas con el smartphone.

En el siguiente vídeo (realizado con iPhone 6) un poco de Making of de la aventura: