Seleccionar página

Hace más de 5 años que vive en Begues, poco más se de él. “Marius” deambula por el pueblo saludando a todo el mundo, es amable y siempre va acompañado de su fiel perro. Si paseas por el centro del pueblo, te lo cruzarás ineludiblemente. Estos encuentros no suelen ir más allá de un “hola y adiós”

El otro día, regresando de realizar unas fotos cargado con todo el equipo fotográfico, me lo encontré sentado en el banco. Estaba relajado, tranquilo y acompañado de su amigo inseparable. Todo había coincidido en su justo momento, así que no dudé en preguntarle si le podía tomar una foto.

Después de mostrársela en la pantalla de la cámara, le prometí que se la imprimiría.

Al cabo de unos días le regalé la copia impresa, al instante me lo agradeció efusivamente y salió corriendo a mostrar la foto a toda la gente de nuestro alrededor, estaba encantado. Al día siguiente lo vi con la foto enmarcada! y continuaba mostrándola a todo aquel que se prestaba.

Al final la fotografía ha servido para romper una barrera e ir más allá, espero que no sea la última, de hecho no lo será! pero sobre esto ya os informaré en su debido momento.

_VM_1418