New York City ha sido nuestra última etapa del viaje por la costa este de los Estados Unidos.

El alojamiento lo reservamos a través de Airbnb, encontré un alojamiento en Queens que se adaptaba a nuestras necesidades.

Sobre Airbnb decir que es importante leer bien los comentarios, mirar la ubicación porqué lo que parece cerca sobre el mapa, puede convertirse en hora y media de viaje en transporte público. Probablemente por mi culpa y por no leer con detenimiento pensé que contrataba una habitación con cocina y lavabo y así ha sido pero compartido con dos habitaciones más, esto se traduce en que a hora punta pueden haber varias personas haciendo cola en la puerta del mismo WC.

El despiste probablemente fue mío pero si queréis algo privado aseguraros que indica (private bathroom, etc), por lo demás ha sido una buena experiencia.

El primer día compramos la Metrocard Unlimited de 7 días (31 US$ y la utilizas ilimitadamente, metro y bus), la norma indica que los niños que midan menos de 44” (113cm) no la necesitan y Berta mide 116 cm pero todos los responsables a los que preguntamos nos dijeron que no hacia falta comprarla para las peques.

El transporte a sea en coche, metro o bus es caótico, siempre hemos sufrido retrasos, así que vale la pena ir con tiempo a todos los sitios.

Nuestra visita ha sido en plan relax, hemos dado preferencia a que las niñas tuvieran tiempo de juego, de descanso y hemos visitado un sinfín playgrounds (parques infantiles), sin dejar de conocer lo más típico:

1) Subir al Top of the Rock (indispensable para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad)
2) Ferry a Staten Island para ver la estatua de la Libertad (es gratuito)
3) Paseo por Wall Street
4) Central Park
5) Museo de Historia Natural (tocando Central Park, se paga la voluntad que según ellos debería ser de unos 20 US$ los adultos)
6) Zoo de central park (a las niñas les encantó)
7) China Town, Little Italy, Nolita, Tribeca, Soho, Noho, ….
8) Broadway
9) Times Square
10) High Line (un buen paseo, terminamos en el Chelsea Market)

El último día aprovechamos las horas antes del aeropuerto para visitar el Hall of Science, también recomendable ya que los peques pueden hacer manualidades y acercarse a la ciencia de manera práctica.

Sobre la comida decir que merece la pena invertir algo de tiempo en buscar lugares recomendados, después de 20 días de viaje hemos quedado artos de refritos! ChinaTown ha sido un buen refugio para comer distinto y dar un respiro al estómago.

Como he comentado, nos alojamos en Queens, allí encontramos una oferta muy variada de restaurantes (chino, vietnamita, mongol, indio, mejicano, ecuatoriano….) por un precio más módico que en Manhattan.

A continuación una selección de imágenes y el vídeo de la experiencia: