Seleccionar página

No ocurre nada, es la ventaja de vestir chanclas y bañador de forma permanente!

De repente, como es habitual en los climas tropicales, el cielo de Koh Samui se puso negro y empezó a llover en formato chaparrón, así que detuvimos la moto para esperar debajo de un tejado de hojalata de un bar de carretera.

Mientras nosotros permanecíamos a cubierto, me di cuenta que todo seguía igual y que curiosamente las motos, circulaban casi idénticamente que cuando luce el sol, salvo por algunas nimias diferencias.

Así que tomé algunas imágenes: