Seleccionar página

Recuerdo hace 3 años, en una charla con varios fotógrafos “consagrados”, estar discutiendo sobre la necesidad de una buena visibilidad en internet y escuchar la opinión de un Fotógrafo que decía: “Yo no necesito ni un blog ni ninguna red social, a mí los clientes me llaman por teléfono”  este fotógrafo es actualmente profesor de la CITM de Terrasa (Escuela de Fotografía) y no sé que pensará ahora.

Han pasado los años y aún se generan debates entre fotógrafos sobre la necesidad de estar o no online, hay dudas y aún no tenemos claro cómo proceder, pero el tema está claro:

Cito textualmente un párrafo de un artículo de Territorio Creativo

Hay que dedicarse en serio a internet porque esto va a ser una batalla por el posicionamiento (orgánico, de pago, de marca y de producto en redes sociales) donde los recursos hay que repartirlos entre más tareas, donde el internet móvil juega ya un papel importante (no en España, pero pronto) y acceder a internet para buscar o comprar un producto o servicio es una de las tareas más habituales de cada día.

Los negocios de internet siempre lo han sabido, los negocios en internet comienzan a darse cuenta ahora, y aquel que entró hace años con un proyecto serio, es decir, con presupuesto y ganas, ve como la crisis es menos para él”

Por otro lado leo este artículo en A Photo Editor dónde Vincent Laforet habla sobre el futuro de la fotografía y lo hace rompiendo moldes! Lectura recomendada.

Y hace unas semanas Fstop (fabricante de mochilas para Fotógrafos con la que colaboro) me informa que han vendido todo el stock de varios modelos, que suben precios para aguantar hasta la próxima producción.

La crisis no es la misma para todos, queda claro.

Las cosas están cambiando rápidamente y la capacidad de adaptación de muchos Fotógrafos no es suficiente para mantener este ritmo y  si no lo mantienes estás perdido.

Observo día a día cómo los fotógrafos “online” surfean la crisis de una manera diferente a los “ofline”, toda la información a la que tengo acceso me sugiere que estoy en lo cierto, los fotógrafos “ofline” están predestinados a la extinción.

Empieza a ser tarde para subir a un tren que avanza muy rápido, ah! y con subirse al tren no es suficiente claro.

Estar online no es sólo tener una cuenta de Twitter y un blog, estar en Internet no es fácil, no apareces en la primera página de Google de un día para otro. El contenido de calidad es lo que marca la diferencia.