Seleccionar página

Con el paso del tiempo los recuerdos y experiencias de un viaje realizado afloran en pequeñas dosis. En septiembre del 2014 viajé con mi familia por Tailandia durante 1 mes, la experiencia fue fabulosa en varios sentidos.

Una parte del viaje estuvo destinada al proyecto fotográfico y solidario Km.42, para ayudar a los niños birmanos refugiados en Mae Sot, Tailandia. Otra parte fue más “tradicional” y nos llevó por  diferentes partes del país para terminar disfrutando de las playas de Koh Samui.

En todo momento nos sentimos seguros, la gente se portó de maravilla, absolutamente todos, desde el primer taxista en Bangkok hasta los amables dueños de los establecimientos donde nos alojamos en Koh Samui.

Viajé con mis dos hijas (6 y 3 años) Berta que es la grande, es celiaca así que esto fue otro handicap que llevamos con cierto stress pero sin problemas.

En este artículo os cuento más sobre el tema “sin gluten”.

Ahora con la perspectiva del tiempo no puedo dejar de recomendar Tailandia, por sus habitantes que son pura simpatía y amabilidad, por la facilidad y comodidad de encontrar alojamiento y transporte. Tailandia tiene unas infraestructuras turísticas muy en forma y acepta cualquier tipo de viajero, incluso a familias con hijos pequeños.

En el siguiente vídeo os cuento más: